fbpx

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

 

En Family School, podemos resaltar que la inteligencia emocional favorece en nuestros pequeños el establecimiento de vínculos personales saludables, ya que además, influye en la forma de entender no solamente las emociones propias, sino también la de los demás.

Además, nuestros buhitos son capaces de mostrar sus emociones en el momento necesario y hablar de aquello que les molesta o no les gusta, esto es, saber decir que no cuando no estamos de acuerdo; todos tenemos derecho a estar de acuerdo o no y saber decirlo, es muy importante, sobretodo, para no sentirnos culpables por ello.

La inteligencia emocional no solamente protege de los estados emocionales negativos sino que aumentan los positivos y favorece el bienestar psicológico. Cuando nuestros peques desarrollan una buena inteligencia emocional, son capaces de identificar cómo se sienten y manifestarlo, lo que les ayuda a identificar sus estados de ánimo y a nosotras, ayudarles a gestionarlos, lo que favorece que se conozcan mejor, y a su vez, mejoran las relaciones sociales al ser mayor el autoconocimiento que tienen de ell@s mismos.

¿CÓMO FAVORECEMOS EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN FAMILY SCHOOL?

 

Nadie nos enseña inteligencia emocional, algo muy importante y que evitaría muchos problemas que nos afectan cada día. En Family School trabajamos en la asertividad, en expresar nuestras emociones de manera correcta, dar nuestra opinión sin dañar al otro y a conocernos a nosotros mismos. Todo esto lo hacemos cada día en nuestras asambleas y  a través de nuestro programa mindfulness, ayudando a los niñ@s a:

  1. Conservar un estado de calma.
  2. Aceptar y enfrentar las emociones negativas.
  3. Leer de forma adecuada las señales de los demás.
  4. Manifestar sus emociones.
  5. Responder de forma adecuada cuando los demás muestran sus emociones.
  6. Trabajar la asertividad a través de palabras que les ayudan a mantener respeto entre ell@s a la vez que protegen su espacio vital. Por ejemplo Stop.

 

En definitiva, una buena inteligencia emocional, nos permite ser mucho más felices. En ocasiones, creemos que sabemos cómo hacerlo, cómo expresar lo que sentimos, pero no siempre es así ¿Cuántas veces nos frustramos por haber guardado emociones que no sabíamos cómo exteriorizar? Saber cómo gestionar nuestras emociones y expresarlas es esencial para estar bien con nosotros mimos y en nuestras relaciones con los demás.